La TPA fué creada porque Bombinhas es uno de los municípios con extrema sensibilidad ambiental del Brasil. Posee sólo 36km2, de los cuales el 75% son áreas que se mantienen vírgenes por ser consideradas de Preservación Permanente. Es el municipio con mayor extensión de costa marítima del estado de Santa Catarina, localizado en el entorno de la Reserva Biológica Marina de Arvoredo. La ciudad posee un gran patrimonio natural por presentar diferentes ecosistemas: Bioma de mata atlántica, restingas, manguezais, costões rocosos y flora ombrófila densa, entre otros. La diversidad y la abundancia de los recursos marinos convierten la región en uno de los más importantes polos pesqueros y de buceo autónomo del Mercosur.

Además, Bombinhas posee tres unidades de Conservación: el Parque Natural do Morro do Macaco; el Parque Natural Municipal da Galheta; y el Área de Interés Relevante Ecológico de la Costa de Zimbros. Estas áreas han sido afectadas por la acción antrópica y la invasión de especies exóticas que, a pesar de ser un gran atractivo turístico, no están siendo fiscalizadas de forma adecuada.

Sus 39 hermosas playas, atraen muchos visitantes, pero la economía generada por el turismo no es lo suficientemente fuerte para sustentar las inversiones necesarias para la preservación ambiental. El Municipio ha realizado muchas acciones de captación de recursos. La TPA es la única alternativa de garantizar que Bombinhas tendrá recursos suficientes para contener los daños ambientales producidos por el hombre, antes que estos se tornen irreversibles.